Espectador de la compañía en solitario

Cuando aún a disgusto con la soledad, la compañía de extraños resulta incomoda. Cuando aún ansioso por conversación, los presentes son insuficientes. Porque aún cuando la compañía está en la puerta, la reclusión resulta acogedora. Cuando la incertidumbre de lo que puede suceder carcome, pero no convence. Lo que se escucha invita y sin embargo… ser espectador de la compañía en solitario sigue siendo la constante.

Porque probablemente lo necesito, pero seguro no lo quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: